Afiliados
Links
Búsquedas
Créditos
7th & Spring Mundo de las Sombras http://i.imgur.com/QJmsW.png Image and video hosting by TinyPic
Últimos temas
» Elije a tu personaje ✖
Dom Dic 08, 2013 1:37 am por Emma Abbott

» Fragile Community {Comunidad RPG dedicada a los foros de rol.}
Dom Nov 04, 2012 4:25 am por Invitado

» Cyprus-Rhodes University{Recién abierto} {Af. élite}
Jue Nov 01, 2012 12:01 pm por Invitado

» The Ship of Dreams {Afiliación Elite}
Jue Oct 25, 2012 7:52 am por Invitado

» Make It Up As I Go - Normal, Tematica:Famosos/MUY ACTIVO
Miér Oct 24, 2012 11:14 am por Invitado

» Cuéntame tu desgracia, que yo te diré la mía.
Lun Oct 22, 2012 3:39 am por Shoshanna A. Wolowitz

» Registro de Nombre & Apellidos ✖
Dom Oct 21, 2012 6:16 pm por S.H.I.T

» Registro de Rostro ✖
Dom Oct 21, 2012 6:09 pm por S.H.I.T

» Registro de Grupo & Rango ✖
Dom Oct 21, 2012 6:05 pm por S.H.I.T


Whatever (Naya)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Whatever (Naya)

Mensaje por Christopher A. Golden el Dom Oct 14, 2012 3:49 pm





Whatever
*******



Cafetería | Con Naya |Cálido


Los pasillos el lugar se abrían paso frente a mi; los alumnos iban y venían hacia todos lados, dentro de esas paredes no todos tenían ganas de estudiar y al poseer un régimen menos estricto y más liberal estábamos en condiciones y pleno derecho de poder hacer lo que quisiéramos y de estudiar cuando tuviésemos ganas. Aunque yo era de los que creía que a pesar de todo y de que se dijera que todo era libertad, siempre existía cierto reglamente aunque este no estuviese explicito porque de lo contrario todo sería un caso, y esto servía al menos para mantener cierta organización e el entorno y que no todos pareciéramos locos sin límites. Aunque si hablábamos de límites dudaba mucho que alguien los tuviese ahí dentro.

Al llegar al final del pasillo me encaminé unos minutos hacia fuera de las instalaciones únicamente para poder fumarme un cigarrillo antes de ir a comer algo; vicio quizá, algo malo pero poco me importaba, hacía mucho tiempo que tenía en mente otras prioridades más graves de las cuales ocuparme que un maldito cigarrillo que no me haría más de lo que ya tenía encima. Tras darle la última calada al mismo lo tiré al piso y mi pié lo aplastó para cerciorarse de que lo había apagado, lo último que quería era generar un incendio ahí y ser expulsado de un sitio en el cuál podía relajarme en cuanto a los estudios. Estiré los brazos bostezando mientras la algunos de los chicos que pasaba por el lugar me miraba de forma extraña; así era yo, impulsivo y no me molestaba poder expresarme como fuera en donde fuera sin importar la persona que tuviese delante, me sentía libre y jamás cambiaría eso.

Me encaminé finalmente a la cafetería dónde ya la mayoría de las mesas se encontraban ocupadas y elegí una en el fondo; tras tomar un café y unas galletas me dirigí al sitio junto a la ventana y me senté en la misma mirando hacia los jardines del lugar. Lo bueno era que podía concentrarme en cualquier cosa y ni siquiera me molestaba todo el ruido a mi alrededor, era fácil no prestar atención a quienes me rodeaban ahí y me había pasado ya varias veces estar tan centrado en algo que ni siquiera escuchaba a alguien hablándome por lo que debía repetirme las cosas, claro que a veces lo hacía por gusto y por simple diversión, pero esta vez sencillamente me enfoqué en lo que afuera sucedía y en beber mi café.


por Christopher Golden

Designed by Vox ♦


avatar
Christopher A. Golden
rechazando el rechazo
rechazando el rechazo

▬ Pareja : La vida
▬ Mensajes : 11
▬ Fecha de inscripción : 13/10/2012
Localización : En mi mundo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Whatever (Naya)

Mensaje por Naya C. Harrinson el Dom Oct 14, 2012 7:10 pm

Cafetería - Christopher A. Golden - Cálido
El corazón me latía a mil por hora; prácticamente podía sentirlo palpitando en mi pecho como si quisiera salirse de mi interior. Por más que trataba de no respirar por la boca había veces que fallaba y terminaba olvidando como inhalar por la nariz. Sentía las mejillas como si estuvieran al rojo vivo, pequeñas gotas de sudor recorrían mi frente y casi todo mi cuerpo. Podía imaginarme mi rostro y no era algo tan agradable. Pero finalmente yo había escogido esa clase ¿o no? El deporte también me gustaba, pero no era algo que me apasionara. Y aparte ese pequeño vicio a los cigarrillos no me estaba ayudando demasiado. En esos momentos era en los que reconocía que debía dejar ese estúpido gusto de lado. Otra cosa era llevarlo a cabo: casi imposible.

“Hearing Damage” se reproducía en el pequeño mp3 que se encontraba en un bolsillo de mi short. Los auriculares adornaban mis oídos. Y el volumen estaba casi al máximo. Sólo un pitido me sacó de mis propios pensamientos. Un pitido que se escuchó a pesar del volumen de la música. Aquel que anunciaba que la hora había terminado y que tenía veinte minutos para dirigirme a la siguiente clase. Paré en seco como si hubiera una pared frente a mí, apagué el mp3. Mis tenis estaban sucios por la arena de la pista. Con la respiración aún agitada empecé a caminar hacia las bancas y de ahí tomé mi maleta. Después me dirigí hasta mi dormitorio y una vez ahí me metí a la ducha. Algo que logró relajarme bastante.

Esta vez me puse unos shorts nuevos, una blusa de tirantes y otros tenis. Dejé que el cabello me callera libremente por la espalda y el pecho. Algunos mechones lograban tapar el tatuaje situado en mi espalda. La siguiente hora la tendría libre, la clase iba a cancelarse por que la profesora no iba a asistir. De todas formar tomé mi mochila y me la colgué al hombro. El estómago me rugió en ese instante, siempre sucedía después del entrenamiento. Hice una mueca mientras salía de la habitación y me dirigía a la cafetería. Incluso antes de que entrara podía imaginar a la gente: apretada y ocupando la mayoría de las mesas. Respiré repetidamente antes de entrar. Sólo esperaba que hubiera una mesa libre o si no tendría que comer en le pasto.

Efectivamente la mayoría de las mesas estaban ocupadas, pero no me fijé demasiado en eso. Me encaminé a la barra y pedí un sándwich y una coca-cola. Fue hasta después cuando me molesté en buscar una mesa desocupada, si es que existía ese milagro. O al menos una cara conocida. Fue ahí cuando lo vi a él. Aquel cabello negro. Aquel chico que siempre se sentaba al fondo. Aquella persona a quien conocía tan bien y a quien siempre iría como si una fuerza magnética actuara sobre mí: Christopher. Estaba un 99.99% segura de que estaba “encerrado en su propio mundo”. Una sonrisa se dibujo instantáneamente en mis labios y empecé a caminar en su dirección; balanceando mi alimento y bebida en una sola mano.

- ¿Por qué tan solo? – le dije en voz alta, con tono jovial y en forma de burla cuando me encontraba a unos cuantos pasos de él - ¿Supongo que hay al menos un lugar para mí en tu gran congregación? – pregunté aún con sarcasmo, esta vez ya viéndolo de frente. Sólo esperaba que me hubiera escuchado. Lo conocía y sabía que a veces se concentraba tanto que ni cuenta se daba de lo que pasaba a su alrededor.
I'm hungry! Give it all!
avatar
Naya C. Harrinson
rechazando el rechazo
rechazando el rechazo

▬ Pareja : El Grinch
▬ Mensajes : 16
▬ Fecha de inscripción : 14/10/2012
Edad : 25
Localización : S.H.I.T

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.